Ultimas Noticias

Percy Alcalde

Video Destacado

Ver todos los videos >>
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 73

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 289

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 407

Más de 300 individuos de mara extienden sus raíces en el área protegida del Municipio de Santa Cruz de la Sierra.

 

Cotizada por su madera, ideal para la fabricación muebles, la Swietenia macrophylla o Mara, es una especie arbórea en extinción. Por años, su tala indiscriminada redujo la población de este árbol. Sin embargo, pese a su situación la especie ha encontrado su hogar en suelo cruceño, más de 300 individuos crecen en el Curichi la Madre, área protegida urbana del Municipio de Santa Cruz.

El Curichi la Madre es considerado el pulmón de Santa Cruz de la Sierra, la urbe más importante de Bolivia, dado que sus más de 40 hectáreas acogen una gran variedad fauna y flora, que difícilmente se encuentra en los bosques. Es administrado por la Secretaría de Medio Ambiente de la comuna cruceña.

Limberg Vargas, encargado de esta área protegida, señaló que el lugar, conservado por el municipio posee un vivero para la restauración forestal en donde producen esta especie.

“Tenemos más de 300 individuos de mara, que en otros años fue comercializada en Bolivia y el bosque se va regenerando, dado que estas plantas actúan como semilleras. Tenemos el Gallito, el Tajibo y estas especies atraen muchas aves que están albergadas y que vienen de forma migratoria”, detalló.

El área protege a una rica diversidad de fauna, por ejemplo existen cinco especies de monos en su interior. También habitan perezosos, urinas, capibaras, y tortugas.

La zona cuenta con cinco Humedales o Curichis, dos estacionales y dos permanentes que alberga gran vida acuática, peces, anguillas, entre otros.

“Se pueden ver diferente tipos de vegetación y animales protegidos, y esa experiencia es única”, matizó el funcionario municipal.

La repoblación boscosa, incluso atrae animales silvestres como el oso oro: una especie amenazada que encontró su hogar en esta reserva.

 Para dar a conocer el trabajo de conservación, el municipio organiza cada semana la visita de estudiantes de las diferentes unidades educativas de la ciudad para que se interioricen de esta labor. Además, de esta forma se concientiza y se direcciona a los jóvenes a tener un pensamiento conservacionista.

 

Leer 3217 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Medios

Galería Fotos

Siguenos en Facebook