Centro de Educación Ambiental Municipal (CEAM)

Distrito Municipal: 10
Unidad Vecinal: ET 47

El Centro de Educación Ambiental Municipal es un edificio público que se constituye en el primero de 56 municipios del departamento de Santa Cruz, ejemplo de decisión política enfocada al sector ambiental, el mismo cumple funciones enmarcadas en la protección al medio ambiente, enfocando sus esfuerzos principalmente en materia de Educación Ambiental, actividad que se desarrolla de manera planificada y sistematizada con la visión de generar conciencia, valor que perdurará en el tiempo y nos acerca a ser una sociedad que tiene como principio fundamental, el cuidado y respeto por el Medio Ambiente.

Este edificio cuenta con áreas de atención al público, ambientes especializados, hacia la interpretación científica sobre biodiversidad, ciclos naturales, áreas de protección y de conservación; aulas con capacidad para albergar a más de 400 ciudadanos por día, que motivados o convocados accedan a información, capacitación e insumos necesarios para que sean agentes de cambio, en materia de Medio Ambiente en sus distritos municipales, unidades educativas, universidades, comunidades y otras; coadyuvando en el proceso de enseñanza – aprendizaje, teórico y práctico en materia ambiental.

Todas las actividades que se desarrollarán en el CEAM, serán ejecutadas por profesionales y técnicos especializados, que como educadores ambientales se enmarcan en principios, doctrina ambiental y normativa vigente; leyes que nos dan la legalidad y legitimidad para educar a nuestra ciudadanía, con contenidos prácticos, con modernidad y dinamismo que establecen los nuevos parámetros de la educación en esta era de la información.

El CEAM, será sin duda un punto de encuentro de ciudadanía preocupada por su entorno, instituciones públicas y privadas, que convergerán en el mismo, para planificar en equipos multidisciplinarios las nuevas políticas públicas en materia de Medio Ambiente, con una visión de desarrollo que caracteriza tanto a este pujante municipio, sin descuidar la esencia natural, con las que crecieron generaciones pasadas y que dejan un legado a las nuevas que crecen esperanzadas en un futuro generoso.